Fecha: 25 de enero de 2022 · Autor: Emilio Navaza · Categoría: Personajes

Manuel Ángel Penas

Un exitoso 2012

Manuel Ángel Penas (Arzúa, A Coruña, 1977) pisó cumbre en su fantástico caminar atlético en 2012. Ese año se dio el gusto enorme de conseguir tres títulos nacionales: 5.000 y 10.000 metros y 10 kilómetros en ruta. Conocido igualmente como Lolo Penas, participó en dos competiciones de corte mundial en 2009 como referencia más relevante y vistió los colores de España en doce ocasiones.

El campeonato de España de 10.000 metros lo obtuvo el 24 de marzo del referido 2012 en Lisboa, al disputarse en la capital portuguesa el Trofeo Ibérico, donde también se decidía el título del país vecino. A la carrera le dio energía como liebre el keniano Emmanuel Bett, y tanto él como Jesús España estuvieron delante hasta el último kilómetro, aunque Bett se vio obligado a ralentizar su marcha para esperar por su compañero. De esta situación se dio cuenta Manuel Ángel Penas y avivó su ritmo, de tal modo que se situó detrás de Bett y España. Y con un último kilómetro donde no le faltó decisión y rapidez, Penas se hizo con la victoria en 28 minutos 17 segundos 69 centésimas. Bett se clasificó segundo, 28:18.93, y Jesús España quedó tercero con 28:26.27.

Manuel Ángel Pernas en los Campeonatos de Europa de Helsinki 2012

En 2009, Penas ya se había hecho con una medalla de bronce en 10.000 en el torneo celebrado en Avilés el 18 de julio. En el segundo kilómetro se encontraba delante con Javier Castillejo, Ayad Lamdassem, Javier Guerra… La iniciativa, relevándose en cabeza, la llevaron Castillejo y Lamdassem, con Penas siguiéndolos y sin dar un relevo. Superado el kilómetro ocho, aceleró la marcha Castillejo y sufrió Penas. En la meta, triunfo de Castillejo (27:48.80), segundo fue Lamdassem (27:52.04) y tercero se clasificó Penas (27:58.76). Atletismo Español consideró la actuación del atleta de Arzúa de “excelente”, puesto que, “con un gemelo contracturado, bajó de 28 minutos, mínima B para el Mundial de Berlín y plaza fija porque puede ir un atleta con mínima B”.

Su oro de 5.000 metros en el magnífico 2012 lo conquistó en Pamplona el 25 de septiembre. Fue una carrera ganada por el eritreo Kidane Tadesse (actuaba fuera de concurso) en 13:50.09. Manuel Ángel Penas quedó campeón nacional con 13:57.92, viéndose acompañado en el podio por Alejandro Fernández, 14:03.92, y Daniel Pérez, 14:05.58.

Con anterioridad a este oro de 5.000 metros, Penas ya había ganado un bronce en 2003 y una plata en 2005. En 2.003, el 3 de agosto en Jerez de la Frontera, hizo una marca de 13:38.14, viéndose superado por Jesús España, 13:34.60, y Carles Castillejo, 13:36.00. Y en 2005, el 24 de julio en Málaga, solo Jesús España fue mejor que él al acabar en 14:03.12; Penas lo hizo en 14:03.68 y terminando “como un ciclón”, a decir de Atletismo Español, para rebasar en los últimos 30 metros a Juan Carlos de la Ossa.

Siete días después de ser campeón de España de 5.000 metros, lo fue también de 10 kilómetros en ruta. La prueba se celebró en Grao de Castellón el 31 de marzo. Vino a ser la guinda de su fabuloso 2012 y se impuso al sprint al marroquí El Hassan Oubaddi con una diferencia de un segundo. La marca del atleta gallego fue 29:26. (Su mejor registro en 10 km. ruta es 28:24 del año 2006). Y la tercera plaza se la adjudicó Iván Galán, 29:31.

Manuel Ángel llegó a tener como mejor marca en 5.000 metros 13 minutos 22 segundos 83 centésimas realizada en 2004, mientras que la de 10.000 fue 27:58.76 en 2009, cuando pertenecía al Puma Chapín Jerez, en el que estuvo siete temporadas.

Copa de Europa de 10.000 metros 2009. De izquierda a derecha, Manuel Ángel Penas, José Manuel Martínez y Javier Guerra

En Arzúa, siendo escolar, entre los 10 y los 13 años, Manuel Ángel se convirtió en un permanente ganador de una carrera a la que acudían colegios de Melide, Vilasantar, Visantoña, Boimorto. Aquellos prometedores inicios los continuó después, en el instituto, apuntándose a carreras populares. Se dio la circunstancia de que su profesor de Educación Física tenía amistad con Pilar Veiga, atleta y entrenadora del Universitario de Santiago, y a través de ella, cuando contaba 18 años, comenzó a entrenarse con Juan Pérez Avilés en esta entidad. “Entrenaba lo que podía en la aldea y los sábados iba en bus a Santiago”, comenta Penas. “Conseguí hacer 1:53 en 800 metros, que estaba muy bien dadas las circunstancias”.

Su primer gran éxito lo consiguió en pista cubierta en 1998. En Sevilla, el 8 de febrero, quedó campeón de España de 1.500 metros de categoría promesa con un registro de 3 minutos 54 segundos 75 centésimas, aventajando en meta a Francisco José Sánchez, 3:55.65, y Cristóbal Sánchez, 3:55.75. También corriendo 1.500 llegó a ser campeón de España universitario el año 2.000 en Oviedo con un tiempo de 4:06.18. En 2002 hizo la mejor marca de su vida en 1.500 (3:40.49).

Otro título nacional que obra en su poder es el de campeón de España de cross corto obtenido en Madrid el 2 de febrero de 2008. Carrera de 4.440 metros disputada en el Hipódromo de la Zarzuela, donde el dominio del Puma Chapín Jerez, el equipo al que pertenecía Penas, resultó aplastante. El título se lo jugó, en la recta de llegada, con su compañero de club Mohamed Kallouche, “y el gallego”, cuenta Atletismo Español, “pudo exprimir su punta de velocidad para anotarse una gran victoria”. También se comenta de él que “está cuajando un gran invierno con actuaciones muy destacadas, sobre todo en asfalto, y la distancia corta en campo a través siempre la ha dominado”.

Aunque estuvo presente en grandes competiciones internacionales, lo cierto es que Lolo Penas no fue capaz de sobresalir nítidamente en este ámbito. En los Campeonatos del Mundo al aire libre de Berlín 2009 participó en 10.000 metros, resaltándose en Atletismo Español que tanto él como Lamdassem “hicieron un ejercicio de sufrimiento en una final con una tremenda calidad, pero no pudieron resistir como Castillejo y optaron por abandonar la prueba”. La carrera fue ganada por el etíope Kenenisa Bekele en 26:46.31 (récord de los campeonatos); Castillejo finalizó decimoquinto, 28:09.89.

En los Campeonatos del Mundo de Berlín 2009

Lolo Penas manifestaría en El Correo Gallego que “tras la carrera le di mil vueltas a la decisión que tomé de abandonar. Y con la rabieta, después dormí muy mal”. Dijo también que no había llegado “a tope a Berlín”. Se refirió a que había tenido problemas físicos en los talones tres semanas antes de la competición, lo que le obligó a estar parado una semana.

Y una vez fuera de carrera, al menos acabó viendo la conclusión. “A mí siempre me ha encantado ver correr a los africanos. A gente como Bekele. Con él ya he coincidido seis o siete veces. Sé cómo se las gasta. Bekele es muy accesible. Yo suelo saludarlo y felicitarle tras cada éxito y él siempre lo agradece con una sonrisa”.

Acudió a tres ediciones de los Campeonatos de Europa de pista al aire libre: Barcelona 2010, Helsinki 2012 y Zúrich 2014, habiéndose retirado en dos de ellas. En la capital catalana se torció el tobillo en las primeras vueltas de los 10.000 metros, donde hubo empujones. “Se hizo daño”, cuenta Atletismo Español, “pero sobre todo se puso nervioso y al irse a cola del grupo y verse cojeando abandonó. Al poco rato ya no le dolía”. Y en Zúrich (Suiza) no terminó la carrera de 10.000 ganada por el británico Mohamed Farah en 28:08.11.

Y donde mejor se comportó fue en la ciudad finlandesa de Helsinki en 2012, aunque tuvo que afrontar dos pruebas, 5.000 y 10.000, tras lesionarse días antes del torneo Sergio Sánchez. Para Atletismo Español, al haber acaparado Lolo Penas tanto esfuerzo “quizá diluyó su posibilidad de ser finalista en alguna de las dos distancias. Décimo en ambas con 13:41.40 y 29:02.01”.

Hasta en cinco ocasiones se hizo presente en la Copa de Europa de 10.000 metros. Debutó en esta distancia en Ribeira Brava (Madeira, Portugal) el 6 de junio de 2009. Se clasificó en quinto lugar (28:25.10), mientras sus compañeros de selección, José Manuel Martínez y Javier Guerra quedaban, respectivamente, primero (27:57.61) y vigésimo tercero (29:18.22). Por equipos, España consiguió la tercera posición, superada por Portugal, triunfadora, y Rusia.

Volvería a esta competición en 2010 en Marsella (Francia), y en 2012 (de nuevo su año mágico) en Bilbao levantaría con España esta Copa de Europa por delante de Portugal y Francia; consiguió el cuarto puesto (28:33.99), aventajado por sus compañeros Ayad Lamdassem, segundo (28:04.22) y Carles Castillejo, tercero (28:07.50); esta carrera fue ganada por el turco Polat Kemboi Arikan (27:56.28), y los también españoles Daniel Sainz y José Manuel Martínez se clasificaron decimosegundo (28:54.87) y decimosexto (29:06.96).

Por la izquierda, Lamdassem, Penas y Castillejo en el Campeonato de España de 10.000 metros 2009

También acudiría en 2013 a Pravets (Bulgaria), donde la selección española alcanzó la segunda posición detrás de la italiana e individualmente el triunfo se lo llevó el leonés Sergio Sánchez (28:31.75), con Manuel Ángel Penas en octavo lugar (29:17.78). Y estaría igualmente en 2014 en Skopje (Macedonia) donde fue noveno (29:12.27), significando Atletismo Español que corrió “medio lesionado tras un desagradable lance en su trabajo cuatro días antes de viajar a Macedonia que le dejó maltrecha la espalda” y, a pesar de ello, “consiguió rematar muy dignamente su actuación, con una gran última vuelta”.

En 2009, no le sacó provecho a su intervención en el Campeonato del Mundo de cross en Amman (Jordania). Acabó siendo el sexto hombre de la selección española. Aquel 28 de marzo, en un recorrido de 12.000 metros en el que se impuso el etíope Gebremariam, Lolo Penas fue el 67º, con sus compañeros en estos puestos: 26º, Castillejo; 30º, Lamdassem; 31º, Bezabeh; 53º, Francisco Javier López; y 62º, José Luis Blanco. España se clasificó séptima y Kenia fue la ganadora.

Sería en 2015 cuando llevó a cabo su debut en maratón. Ganó la prueba en A Coruña (2 horas 19 minutos 39 segundos) y se adjudicó el título de campeón gallego. “Quería debutar en maratón en casa, con mi gente, mi público y amigos. Llevo corriendo toda la vida, me encanta hacer deporte y competir, perseguir objetivos. Y tengo oportunidad de conseguirlos”, manifestó en La Voz de Galicia.

Años más tarde de logrado este triunfo recordaría que el Ayuntamiento de A Coruña se había portado muy bien con él. “Quería que un atleta formado en Coruña corriese allí y apostaron por mí. Tengo buenos recuerdos, fue una experiencia bonita aunque se me hizo un poco larga. Corrí muchos kilómetros solo, fue un día ventoso y con tramos de lluvia. Al llevar bastante ventaja con el atleta que quedó segundo pude bajar el ritmo y disfrutar”.

Curiosamente este maratón en la ciudad herculina fue el único que corrió Penas con la intención de finalizarlo, ya que los otros en los que estuvo en la línea de salida (París, Sao Paulo, Castellón…) lo hizo para actuar de liebre. Para él, adentrarse en el maratón resultó complicado. “No tengo cabeza para correr una maratón ni para aguantar sus entrenamientos. Siempre me gustaron entrenamientos más cortos y a más velocidad. Me adentré en la maratón muy tarde. Si hubiese empezado más joven igual hubiese sido distinto”.

Ganando el Campeonato de España de 10 km. en ruta el año 2012 (Fotos: Atletismo Español)

Acumula, en su rico historial, varios títulos gallegos. Quedó campeón de cross corto en 2003 y 2004 y en la distancia larga en 2011, 2012 y 2017. En pista cubierta se impuso en 3.000 metros en 1999, 2002 y 2003. En pista al aire libre ganó los 800 metros en 2002 y los 1.500 en 1997 y 2002. En ruta, además del referido título en maratón de 2015, posee el de medio maratón de 2009, también conseguido en A Coruña (1h06:29, que es su mejor registro) y tres triunfos en 10 km los años 2008, 2009 y 2010.

A Lolo Penas se le vio asiduamente en carreras populares donde cosechó grandes éxitos. En su tierra gallega se impuso, y en más de una ocasión, en las que podría considerarse principales como la de Santiago de Compostela, la San Martiño de Ourense, la de A Coruña 10, o el Medio Maratón Vigo-Baiona, la conocida Vig-Bay.  Muchos de estos triunfos se produjeron cuando ya no existía la competencia de atletas africanos y esto lógicamente pudo favorecerle. Él, realista, así lo cree. “El nivel de los atletas africanos era muy alto. Con aquel nivel hubiese sido muy difícil ganar una sola vez en Santiago”. Y para darle si cabe más valor a estas palabras aporta la ocasión en que mejor corrió en Compostela donde sus 35 minutos y 07 segundos en la meta solo le valieron para conseguir la cuarta posición. “Años más tarde, sin la presencia de estos atletas mejores que yo, pude ganarla con marcas más discretas”.

Sus victorias también se hicieron frecuentes en carreras que poseían una dimensión inferior a las anteriormente citadas pero que, teóricamente, le podían asegurar un premio económico interesante. Suponían todo un acicate. “En las populares era donde más disfrutaba”, asevera. “La alta competición me generaba mucho estrés. Nunca me consideré un buen competidor en las pruebas más importantes. Los nervios me jugaban muy malas pasadas. En las populares iba con mis amigos a correr, con la familia y disfrutaba mucho. La compensación económica también era de gran ayuda. En atletismo, al menos el que yo viví, poder tener dedicación exclusiva no era fácil sin estas ayudas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *